Fundación Fisac | Extracto
15666
page-template-default,page,page-id-15666,page-child,parent-pageid-15647,ajax_fade,page_not_loaded,,vertical_menu_enabled,side_area_uncovered_from_content,qode-theme-ver-16.1,qode-theme-bridge,disabled_footer_top,wpb-js-composer js-comp-ver-5.4.7,vc_responsive
 

Extracto

Miguel Fisac es el arquitecto más significativo e internacionalmente más conocido de los que hacen la renovación moderna de la arquitectura española en la segunda mitad del siglo XX. Según pasan los años y se investiga y conoce su obra, su figura se va acrecentando, porque es la  más germinal y coherente de ese periodo. Procedente del medio rural manchego de Daimiel (Ciudad Real) donde nace en 1913 y sin antecedentes de arquitectos en su familia, emprendió desde muy joven una actividad viajera que le facilitó una visión amplia tanto de las vanguardias europeas, nórdicas y norteamericanas como de la tradición del lejano oriente y del norte de África. Esa curiosidad universal se refleja en una arquitectura sin apriorismos donde la invención constructiva se une a una racionalidad en los planteamientos y a una intuición expresiva dominada por el espacio frente a la forma.

 

La obra de Fisac afecta a todos los campos troncales o tangenciales a la arquitectura, de modo que abarca tanto los edificios como el urbanismo, la creación de muebles y objetos, el diseño industrial o la pintura. En cuatro décadas, a partir de comienzos de los años cuarenta produce sus principales obras, que se agrupan en otras tantas etapas fundamentales ligadas además a un material constructivo dominante: empieza en 1942 con el clasicismo abstracto, que en la década de los años cincuenta moderniza hacia un organicismo dominado por la presencia del ladrillo, material que prácticamente abandona para trabajar el hormigón en muros y piezas óseas estructurales y finalmente para inventar las pieles de hormigón prefabricadas y realizadas con encofrados flexibles, tema con el que se adentra en la década de los ochenta.

 

No se agota su obra tras esos años, pues Fisac sigue proyectando y construyendo hasta su muerte en 2006, pero de forma más puntual y dispersa, compartiendo la arquitectura nueva con la rehabilitación, la escritura y las conferencias y exposiciones sobre su obra, actividades que culminan con la obtención en 1994 de la Medalla de Oro de la Arquitectura, y en 2003 del Premio Nacional de Arquitectura.

© Vicente Patón-Alberto Tellería
© Fundación Fisac